Otto Dix (1891-1969) pinta la quietud macabra y siniestra de la guerra en el borde las trincheras. Hace así una crítica social y política de difícil refutación.